top of page
Buscar
  • Foto del escritorSebastián Zerrate

Erotismo



Esta entrada es breve porque sólo quiero expresar una opinión que intento plasmar en mis fotos con mujeres hermosas. El cuerpo de las mujeres vende... vende mucho. Las empresas, las redes sociales e incluso las estrategias de ingeniería social de los gobiernos, usan la figura de la mujer para hacer potente mercadeo. La silueta femenina se ha vuelto una "cosa" de mucho valor en los mercados. Nada raro que el día de mañana veamos su valoración en las bolsas de Tokio y Nueva York.


Y es cierto que es muy lindo ver un cuerpo desnudo o semidesnudo. La belleza de la mujer es irrefutable. Pero cuánto quisiera que no irrefutable como cosa sino como esencia mágica. Esa esencia que permite la atracción física y seguidamente la sexualidad que tan juiciosamente nos sostiene como humanidad. Ya en la línea de que la mujer debiera ser desde mis ojos, mística de apreciar con respeto y fino gusto, mas no una entidad publicitaria, podemos entrar a hablar de fotografía.


Es muy personal lo que comparto aquí, repito, pero sinceramente me molestan los "artistas" fotógrafos cuyo valor estilístico se centra en mostrar más tetas, culos y cucas. Perdón por los términos, pero las que deberían hacerse ver como sublimes zonas erógenas, son presentadas por estos fotógrafos, casi como elementos más que suman en un todo de tinte pornográfico. Al final entre más teta y más culo muestres, más tráfico habrá en tus redes... esa parece ser la filosofía.


Claro que no puedo poner todo el peso en los fotógrafos, pues quién de nosotros no está expuesto a la mecánica de consumo. Están entre muchos otros actores, quienes consumen ese tipo de fotografías. También están las modelos (cualquier chica frente al lente), que conocen que encajar en el molde de belleza y mostrarlo de forma explícita, aumenta las probabilidades de poder comer bien, portar los últimos Airpods e irse de glamping por El Caribe. Nos se les juzga, pero me da tristeza que hagan parte irremediable de ese círculo vicioso tan bien lubricado.


Nunca seré mojigato ni moralista. Los que me conocen bien saben que soy un rebelde. Sin embargo, me gusta pensar -y actuar en consecuencia-, que un bien artístico debe procurar elevar el espíritu y la ética de todos aquellos con quienes tenga contacto y no simplemente alimentar la estructura de comercio que hoy por hoy a todos nos nubla en cierta medida la mente. Abogo pues por la fotografía como medio de expresión y elevación. Por eso hablo de arte.


Si alguien ve arte en el hecho de alimentar eficientemente el mecanismo de deshumanización que nos gobierna, adelante. No lo ataco, pero me incomoda y expongo mi opinión. Por favor tampoco se me juzgue por eso. Me encantaría por demás, escuchar qué opinas al respecto de lo que digo y si bien estamos para escuchar nuestras disparidades, bien estaremos para reconciliarlas.


Mientras tanto, seguiré cuando la ocasión amerite y permita, mostrando pieles acompañadas de un alma. Vaginas, colas y senos. Pero también ojos, sonrisas cómplices, poros expectantes, brillos seductores, cabelleras del olímpo y demás atributos sagrados de la mujer, puestos ahí para contemplar por horas con el más entrañable amor. Exhibidos para admirar sin más... sin pagar un peso, pues recordemos que cada atisbo de excitación ante la desnudes, se traduce en la emoción de haber casi todos, nacido de una hermosa mujer.


Con cariño,

Sebastián Zerrate


Síguenos en nuestras redes para conocernos mejor





29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page